Los pecados de la carne…

16 Ago

Pecata minuta... hasta que se demuestre lo contrario.

Conseguir cosas en un día de fiesta en el medio rural en Francia puede ser complicado. Sobre todo si, pese a haber ampliado enormemente en este viaje mis conocimientos de la cultura francesa, ni siquiera me había enterado de que era fiesta. Y no sólo fiesta… sino encima puente.

Tras haber consumido casi todas mis existencias culinarias -aprovecho para contar que mi avituallamiento regular diario consiste por consejo de los expertos en barritas energéticas con cereales, frutos secos, plátanos, algún que otro saucissson francés con pan y algún quiche– esa sencilla dieta se echa realmente de menos.

¿Qué hacer entonces cuando no hay supermercado, ni tienda, ni cafetería, ni snackbar? ¿Se imaginan la desesperación?

La dieta del cicloperegrino

Gracias a la providencia –y a un par de preguntas mal hechas- terminé encontrando el único  un restaurante abierto de la ciudad de Melle. También sé que no suena muy peregrino eso de comer en un restaurante. Pero a falta de otra cosa, me vi obligado a hacerlo. Naturalmente muy a mi pesar (aunque también reconozco que, entre tanta comida energética, llevaba días sufriendo la tentación de la carne).

Al final el avituallamiento se convirtió en banquete con agravante de gula.  Y el banquete lógicamente en penitencia conforme avanzaban los kilómetros a partir de las cuatro de la tarde hasta las seis cuando ya el espíritu empezó a purgar el pecado carnal. Con gran sentimiento de culpa y un par de proteínas de más,  para saldar mis cuentas  incluso decidí ampliar mi penitencia en 30 kilómetros ya que por lo visto las piernas también habían agradecido la dosis de vacuno. Y que conste que no lo digo por el clembuterol!!

La jornada terminó después de 140 km, destrozado, cansado y con las piernas a punto de gritar. Pero con la satisfacción de terminar en una pequeña ciudad magnífica llamada Saintes  y sobre todo con la sensación de haber entrado todavía más –tras pecado y penitencia- en el verdadero espíritu del Camino llegando a mi primer albergue del peregrino.

Anuncios

3 comentarios to “Los pecados de la carne…”

  1. QUIJOTE ZEN 18 agosto, 2011 a 4:19 #

    os puedo dar algunos consejos de esto de andar por Europa , este pasado mes de Julio he estado dendo pedales drante 17 dias , saliendo de Paris , pasando por casI todo el Benelux y entrando por Strasburgo al nacimiento del Danuvio hasta Budapest , si necesitan consejo o algun dato , no dudar en hacermelo saber

    • @Jgayarre 21 agosto, 2011 a 15:03 #

      hola. Gracias por la oferta. en cuanto termine esta ruta me pongo en contacto contigo para que nos cuentes tu experiencia. Claro que interesa. A ver si el anio que viene podemos organizar algo#1#

      • Anónimo 21 agosto, 2011 a 15:46 #

        Estare encantado de poder colaborar con usted , para el año qe viene tengo en marcha la ruta Anibal , Jaen – Roma o Msadrid – Roma , queda aun tiempo , entre medias para preparar alguna como Madrid – Lisboa , o lo que valla surgiendo segun tiempo disponible , espero que le valla muy bien y muchas gracias por su respuesta , un cordial saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: