Sin bici pero con ruedas!!!

16 May

Gracias  a SchwalbeTengo que reconocer sinceramente que en el momento de embarcarme en semejante viaje nunca pensé en la organización, la logística, las posibles complicaciones… Por decirlo en plan castizo, un día se me ocurrió y me propuse hacerlo “a pelo”…

También tengo que reconocer que conforme va pasando el tiempo y más se acerca la fecha de partida, más complicada me parece la organización de esta aventura. Y es que en este tipo de empresas, generalmente uno aspira a dejarse llevar por un primitivo instinto de supervivencia… hasta que se da cuenta que vivimos en otra era y que para hacerse 2000 km en bicicleta se necesitan muchas cosas como una colchoneta cómoda, una tienda de campaña, un saco de dormir, un cepillo de dientes y unas cuantas cosas más.  Todo en formato ligero y pequeño para poder viajar cómodamente.

Como no podía ser de otra forma en los tiempos que corren,  me hice a la búsqueda de los enseres necesarios a través de Internet.  Grande fue mi sorpresa al descubrir que hay de todo en formato mini: tiendas de campaña de medio kilo, colchones inflables de 400 gramos y un sinfín de cosas muy prácticas. Pero todavía más grande fue la sorpresa cuando vi los precios y descubrí que que algo sea más pequeño no significa precisamente que también sea más barato. Sino todo lo contrario.

Además de estas “minudencias” (nunca mejor dicho) también es necesario configurar  la bicicleta, las alforjas, las luces y un par de detalles técnicos para el largo viaje, algo que poco a poco hace crecer y crecer el presupuesto hasta ascender a una cifra astronómica  (un presupuesto que por cierto ni siquiera me había molestado en calcular hasta este momento).

Ante estas adversidades y temiendo que en algún momento me iba a echar atrás, decidí contratar un seguro de automotivación contando mis planes de aventura a todo mi círculo de amistades, compañeros, familiares y hasta a la panadera de la esquina . Es decidr, he llegado a un punto de “no hay retorno”. O invierto un dineral en esta aventura  o veré mi reputación de contador de historias arrastrada por los suelos y perderé toda credibidlidad. Y precisamente por eso he tenido que recurrir a patrocinadores.

Para que quienes lean esto no se sorprendan, allí arriba hay una pestaña que dice “Y gracias a…” que dirige a una lista de empresas. Recomiendo encarecidamente echar una mirada, pues a más clics más posibilidades de éxito tendré en esta empresa de conseguir patrocinios.

Los inicios han sido duros pero gracias a Focus Bikes he conseguido media bicicleta. Mejor dicho, he conseguido una entera pero he tenido que pagar por ella. Si bien se agradece que me hayan bajado el precio.

Pero antes de que me haya llegado la bicicleta (confío en que llegará), gracias a la empresa Schwalbe ya he conseguido la rueda (dos ruedas concretamente). Debe ser que mi petición de patrocinio da cierta pena. Puesto que ahora mismo curiosamente me encuentro ¡sin bici pero con ruedas!

Por cierto aprovecho para recordar a lectores y no lectores de estas líneas que el espacio y la convocatoria para patrocinadores siguen abiertos. Así que si siempre deseo que su empresa patrocinase una hazaña deportiva y cultural de este calibre… ¡¡No se lo piense!! ¡Y sobre todo no lo dude! Le estaremos esperando con los brazos abiertos ;-)!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: